Eusebio Asunción Cardozo, el ex olímpico que corre contra el olvido

Notas

El tiempo pasó y Eusebio Asunción Cardozo dejó el deporte. Cuando la edad empezó a hacer mella en él, la venta de quiniela -sobre la avenida Félix Bogado y Sauce- se convirtió en su sustento. Hoy, su carrera es contra la enfermedad y sobre todo, contra el olvido.

Por Hugo Fleitas y Natalia Santos

Maratonista en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 (ocupó el puesto 43 con tiempo de 2.27’38’’), el exatleta Eusebio Asunción Cardozo tiene la salud deteriorada a causa de la diabetes. Está internado en el Hospital Geriátrico del Instituto de Previsión Social (IPS) “Prof. Dr. Gerardo Buongermini” y necesita solidaridad. La Nación hace un recuento de sus victorias deportivas.

En una vivienda precaria y con las extremidades inferiores afectadas por lesiones importantes, encontraron a Cardozo tres grandes exatletas que compartieron con él otros tiempos. Francisco Rojas Soto, Angel Guerreros (dos ex Olímpicos de Munich 72 y ex campeones nacionales y sudamericanos) y Marcial constataron la necesidad de que -quien se lució alguna vez en las pistas- recibiera una pronta atención médica e internación.

Eusebio Cardozo, en uno de sus triunfos en media distancia …. por las calles de Asunción 1979. Foto: Gentileza. Eusebio Cardozo, en uno de sus triunfos en media distancia …. por las calles de Asunción 1979. Foto: Gentileza.

Pero ¿quién es Eusebio Asunción?

Fue jugador de Nacional en las categorías menores hasta que una lesión lo marginó de las competencias futboleras. Pero su corazón le pedía seguir en el deporte, entonces el destino lo llevó al atletismo.

A finales de la década del 60, escuchó por las radios que, por su aniversario, el club Cerro Porteño organizaba una competencia pedestre. Se animó a correr y lo hizo bastante bien. De ahí en más entrenó bajo la orientación de otro de los históricos: Ernesto Lezcano (Lezcanito) quien gozaba de gran prestigio en el atletismo por ser el primer campeón de los 5.000 y 10.000 metros llanos del Torneo de la Victoria en el año 1950.

Asunción Cardozo muy pronto alcanzó los primeros lugares en las competencias de corta y media distancia. Se convirtió en uno de los más destacados corredores y engalanó con sus resultados la historia atlética nacional.

El ex maratonista olímpico en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 (ocupó el puesto 43 con tiempo de 2.27’38’’), logró el primer Bi campeón en la Corrida de Reyes en los años 1978 y 1979.

Sus glorias abrieron puertas al deporte paraguayo e inspiraron a otros grandes corredores, que más tarde brillaron en competencias internacionales como Rubén Marín, Eladio Fernández, Ramón López (quien participó de los JJOO de Los Angeles 84 y Seúl 88, y en los dos campeonatos mundiales Helsinki 83 y Roma 87), Oscar Meza, Carlos Barrientos, Jorge Cabrera (ocho veces campeón consecutivo en la Corrida de Reyes), Humberto Hermosilla, Marcial Congo, Osvaldo Lezcano y Derlys Ayala.

Un olímpico que vende quiniela

El tiempo pasó y Eusebio Asunción Cardozo dejó el deporte. Cuando la edad empezó a hacer mella en él, la venta de quiniela -sobre la avenida Félix Bogado y Sauce- se convirtió en su sustento. Hoy, su carrera es contra la enfermedad y sobre todo, contra el olvido.

La Ley del Deporte, promulgada en el 2006 (estando al frente de la SND, Federico Frutos), en el Artículo 54: dice…. El Estado podrá otorgar una pensión vitalicia a las glorias del deporte nacional. Corresponderá a la Secretaría Nacional de Deportes presentar al Poder Legislativo las solicitudes de pensión, cuando considere que un deportista se ha hecho acreedor de la misma.

Eusebio Asunción Cardozo, es una gloria del deporte paraguayo, y la Secretaría Nacional de Deportes, urgentemente debe de proponer al Poder Legislativo una pensión para este atleta quien hizo flamear la bandera paraguaya en grandes competencias internacionales.

Cualquier ayuda que se le quiera proporcionar en estos momentos, se le puede hacer llegar vía giros a los teléfonos: 0981-967700 (Francisco) y 0986-700518 (Hugo).

Favorito 0

Comentarios