Opinión

Jubero…. tiene el crono de partida

Fernando Jubero, director técnico de Cerro Porteño. Foto: Archivo. | 8 Dic 23:46

Jubero…. tiene el crono de partida

Daniel Garnero cuenta el respaldo del bicampeonato. Ese logro lo ata a la silla con base sólida en campamento franjeado y la Libertadores no será un termómetro para medir su trabajo y mucho menos el rendimiento de su equipo.

Tiene respaldo y su trabajo se vio reflejado especialmente con la inclusión de varios juveniles que podrán dar cimiento a otros emprendimientos del Olimpia. Esto se debe interpretar como base a futuras transferencias que servirán de oxígeno al sistema financiero de la entidad para futuros emprendimientos.

Leonel Álvarez se mueve con un código muy diferente. En Libertad el programa se desarrolla con un sistema muy particular, pues no será una masa la que indique qué rumbo tomar con relación a la conformación del equipo y el futuro del adiestrador por falta de resultados.

El plan del español Fernando Jubero es totalmente diferente. Seguirá bajo el dominio de un esquema dirigencial que viene de un rotundo fracaso en lo deportivo. Esto es innegable.

Pero el técnico azulgrana deberá soportar la presión de toda esa masa que denota molestia por lo poco o casi nada de rendimiento futbolístico que tuvo el equipo durante el mandato del español. Cerro jugó muchas veces a nada y sus resultados en el Clausura dependían casi con exclusividad del rendimiento individual.

Le faltó coordinación en defensa y Antony Silva, pagó caro su falta de liderazgo en la zona más delicada de un equipo. No tuvo la capacidad de poner orden y falló en varios pasajes por la pérdida de confianza.

Los exabruptos de Rodrigo Rojas –amonestado casi siempre por protestar- fueron síntomas de un equipo que carecía de firmeza y esquema sólido de táctica. El fútbol es práctica, trabajo de repetición -no buscando la excelencia-, pero sí el mínimo error tras desarrollar el plan de aprendizaje.

El goleador Diego Churín se convirtió en un fantasma en la presente temporada, luego de ser el estandarte de un equipo altamente competitivo. La situación del ‘9’ azulgrana es fácil de explicar. Vivió su peor temporada por la falta de confianza y cambios constantes en el esquema de trabajo futbolístico.

El equipo de Jubero jugó siempre a resolver sus problemas futbolísticos con acciones individuales. Para peor, por la presión a cuesta no tuvo la sabiduría de buscar sangre nueva para promocionar juveniles a falta de respuesta de los veteranos. Roa, Marabel, Franco y otros juveniles fueron olvidados por las urgencias.

Esta política Cerro la pagará con la falta de ofertas para sus valores juveniles. Queda muy lejos aquellos tiempos de los Almirón, el chico Díaz, los hermanos Romero, Colmán y Villaba. Es obvio que algo anda mal.

El DT español se jugó con los experimentados y falló, porque estos no respondieron a las exigencias. Jubero no supo absorber la presión de una ‘Olla en ebullición’.

Así pues, entre los candidatos (Garnero, Alvarez y Jubero) a pelear el título del Apertura-2019 o una buena campaña en la Libertadores, al español le entró a andar el cronómetro. Ese que marca el tiempo de partida, pero quizá no registre el tiempo de llegada.

Comentarios