Opinión

Entre la neglicencia y el amaño

Foto: Fernando Riveros. | 2 May 19:41
Foto: Fernando Riveros.
Opinión

Entre la neglicencia y el amaño

2 May 19:41

Por: Rolando Vargas (rolando.vargas@gruponacion.com.py)

“Esta vez más allá de querer defender a los árbitros por la misma naturaleza de su trabajo, que es bastante complicado por la dinámica del juego, este horror es vergonzoso”, me dijo un compañero de trabajo cuando se consumó el feo error de la dupla arbitral Christian Aquino y su asistente Diego Silva en convalidar un gol claramente ilegítimo en el partido entre Cerro y San Lorenzo.

Debo confesar que soy un defensor de los “errores” arbitrales, no por un fanatismo particular, sino fundado en los desaciertos que siempre se observan en todas las ligas, inclusive en los mundiales. Además, en el fútbol local, los futbolistas son bastante especiales simulando faltas sin cooperar en la difícil tarea de los soplapitos. A decir verdad, esta vez la decisión tomada alcanzó una dimensión negligente increíble, en donde no se concibe la falta de capacidad técnica y profesional para salvar la situación como exige la función que ejercen en defensa de la integridad de su trabajo.

El daño no solo afecta al club perjudicado sino alcanza dimensiones insospechadas al ensuciar el desarrollo del torneo Apertura, deja pésima imagen internacional, descalifica a los propios árbitros, a la dirigencia, a la selección paraguaya, que cada vez está más desvalorizada. Este escenario crítico no puede tolerar los auténticos dirigentes, quienes deben revisar el trabajo técnico que ejecuta la Dirección de Arbitros, liderada por el argentino Horacio Elizondo, para tomar las correcciones necesarias encaminadas a enmendar en algo este momento deplorable del arbitraje. Ojalá que el error cometido sea meramente por incompetencia y no se encuadre dentro del rango del fanatismo o integridad personal.

Mientras se debate este espinoso tema, salta a la escena una denuncia de intento de amaño del defensor solense Gustavo Velázquez en contra del portero Tobías Vargas al servicio de Fuerza Amarilla de Ecuador. Este último ya tuvo un antecedente similar estando en Luqueño, situación que terminó en los juzgados absolviendo al jugador.

La propuesta para el defensor era hacer una penal ante Mineros por la Copa Sudamericana, sin importar el resultado del partido. Si bien los amaños son comunes a nivel internacional en las diferentes disciplinas, no es usual en nuestro medio y sería lamentable de comprobarse el hecho de este perverso modelo, por el daño irreparable que pueda desencadenar en el futuro del todo el deporte paraguayo.

Las autoridades deben investigar con todo el rigor de la ley para evitar toda posibilidad que este operativo oscuro se apodere del mercado aún sano. Es la brillante oportunidad que tienen para demostrar probidad y compromiso para mantener la salud del deporte lejos de las contaminadas estructuras preparadas para vulnerar las frágiles protecciones en el deporte. En caso contrario, la historia juzgará sus decisiones pusilánimes.

Comentarios