Olimpia se quedó con el primer superclásico del segundo semestre, pero todo gracias a a "San Aguilar", el hombre de la tarde en Sajonia.