Albirroja

A 16 años del golazo de Cuevitas

Con 10 hombres desde los 22 del primer tiempo por la expulsión de Carlos Humberto Paredes, además, el gol esloveno y desventaja de 0-1 desde los 46 de la primera fracción, parecía que Paraguay ese mismo día iría hasta algún aeropuerto coreano.

Nelson Cuevas se funde en una abrazo con Francisco Arce y el dt. Cesare Maldini, ante la mirada de Julio César Cáceres y el preparador físico Gabriel Macaya. Foto: AFP archivo.

Por Aldo Riquelme

aldo.riquelme@gruponacion.com.py

Hoy se cumplen 16 años del histórico partido entre Paraguay y Eslovenia, que clasificó a la selección albirroja a los octavos del Mundial Corea-Japón 2002. Un miércoles 12 de junio, feriado por conmemoración de la Paz del Chaco, se logró la hazaña y el fútbol paraguayo quedó nuevamente entre los 16 mejores del mundo.

Con 10 hombres desde los 22 del primer tiempo por la expulsión de Carlos Humberto Paredes, además, el gol esloveno y desventaja de 0-1 desde los 46 de la primera fracción, parecía que Paraguay ese mismo día iría hasta algún aeropuerto coreano con rumbo a Luque. Pero, un segundo tiempo a pura garra y con la fórmula en la banca de suplentes se dio vuelta el marcador 3-1, goles de Campitos y Cuevitas para asegurar la clasificación a la próxima ronda.

Los 23 futbolistas convocados para la cita mundial del 2002 fueron: José Luis Chilavert, Justo Villar, Ricardo Tavarelli, Francisco Arce, Pedro Sarabia, Carlos Gamarra, Celso Ayala, Juan Carlos Franco, Julio César Cáceres, Daniel Sanabria, Denis Caniza, Estanislao Struway, Guido Alvarenga, Roberto Acuña, Carlos Humberto Paredes, Diego Gavilán, Carlos Bonet, Gustavo Morínigo, Richart Báez, Roque Santa Cruz, Jorge Campos, José Cardozo y Nelson Cuevas. La dirección técnica guaraní estaba al mando del adiestrador italiano Cesare Maldini.

Paraguay cayó en el grupo B del Mundial organizado por Corea y Japón, en el año 2002. La intención de la selección albirroja -primeramente- pasar de ronda y luego ver que tan lejos se podía llegar. Para el primer objetivo, Paraguay debía sumar puntos y dejar atrás a las selecciones de Sudáfrica, España y Eslovenia. El camino hacia la clasificación a los octavos empezaba.

Los 11 titulares de Paraguay ante Eslovenia en la copa del Mundo del 2002. Foto: AFP archivo.

Un empate, una derrota y una victoria por remontada

El primer partido se jugó el 2 junio de 2002, en el estadio coreano Asiad de Busan, ante la selección de Sudáfrica, con marcador final de 2-2. Los goles paraguayos fueron obra de Francisco Arce y Estanislao Struway, mientras que los goles de los sudafricanos llegaron por intermedio de Teboho Mokoena y Quinton Fortune, este último, futbolista que marcó el doloroso gol del empate africano a los 90+1.

El segundo encuentro fue el 6 de junio de 2002, en el estadio coreano Joenju, ante la siempre dura selección de España, cotejo que terminó 3-1 a favor de los ibéricos. Los jugadores de la Roja marcaron todos los goles de partido, incluso, el único tanto para Paraguay fue marcado contra su valla por el defensor español Carles Puyol.

Con estos dos partidos jugados, el panorama de la clasificación estaba complicado y con un porcentaje mínimo inclinado en favor de la selección albirroja.

La última fecha se disputaban los partidos de España ante Sudáfrica y Paraguay ante Eslovenia. La selección guaraní necesitaba un milagro para jugar los octavos, básicamente, triunfar en dos partidos, en dos canchas, para avanzar a la siguiente ronda de la Copa del Mundo. Y eso fue lo que pasó. La tabla posicionaba a España con 6 puntos y saldo de goles +6, Sudáfrica con 4 puntos y saldo de goles +1, Paraguay 1 punto y saldo de goles -2, Eslovenia 0 puntos y saldo de goles -3.

El tercer partido se jugó el 12 de junio de 2002, en el estadio coreano de Jeju, ante el combinado de Eslovenia, selección europea que por primera vez disputaba encuentros mundialistas. Una expulsión a los 22 minutos de Carlos Humberto Paredes complicaba la hazaña y más aún con el gol sobre el final del primer tiempo del jugador esloveno Milenko Acimovic que desnivelo 0-1 el encuentro. La clasificación iba a ser posible, pero estaba en los pies de dos delanteros suplentes que ingresaron durante los segundos 45 minutos. El gambeteador Nelson “Pipino” Cuevas empató la serie 1-1, el delantero Jorge Campos inclinó la balanza 2-1 y nuevamente con un zapatazo, “Cuevitas” decretó el 3-1 final y clasificación para Paraguay. El otro partido concluyó 3-2 a favor de los españoles sobre los sudafricanos.

La tabla final dejó a España con 9 puntos y saldo de goles +7, Sudáfrica con 4 puntos y saldo de goles 0, Paraguay 4 puntos y saldo de goles 0, Eslovenia 0 puntos y saldo de goles -5. Las selecciones de Paraguay y Sudáfrica empataron en puntos y saldo de goles pero, la albirroja pasó de ronda por mayor cantidad de goles a favor, 6 ante 5 de los sudafricanos.

El jugador de Eslovenia Zeljko Milinovic sentado en el gramado y de fondo la celebración albirroja por la clasificación a octavos. Foto: AFP archivo.

El partido de los octavos se disputó el 15 de junio de 2002 en el estadio coreano de Jeju, ante la siempre poderosa Alemania. La diferencia mínima fue suficiente para que la selección alemana deje en el camino a Paraguay. El único gol lo marcó el delantero suizo naturalizado alemán Oliver Neuville, a los 88 minutos, ya en el epílogo del partido.

Favorito 0

Comentarios