Opinión

Sin genios no hay ideas

Júnior Alonso, defensor de Paraguay. Foto: AFP. | 17 Jun 13:44
Júnior Alonso, defensor de Paraguay. Foto: AFP.
Opinión

Sin genios no hay ideas

17 Jun 13:44

Por: Ireneo Acosta (@ireacosta).

En la triste y lamentable igualdad frente a Qatar en su debut en la Copa América, la Selección Paraguaya cometió muchos errores desde el comienzo al final. Las improvisaciones que cometieron los miembros del cuerpo técnico liderado por Eduardo Berizzo, no se pueden tolerar.

Todo comenzó con la lesión del titular Richard Ortiz y no se convocó a otro volante de marca dispuesto a ser un líder dentro de ese sector, como lo era el mediocampista franjeado. Está Richard Sánchez, pero cuando fue llamado por el técnico, ya llegó el gol de los rivales. Enumerar las fallas, es fácil, pero a la vez, todo estaba anunciado.

Llevar a Iván Piris como lateral e improvisar con Bruno, no fue tampoco lo mejor que pudo hacer Berizzo. En la defensa, con el debido respeto de Júnior Alonso, que no es el líder del grupo para llevar el brazalete de capitán.

Lejos, entre Óscar Cardozo o Fabián Balbuena, por trayectoria, por entrega, por mística y por peso entre los compañeros, eran los elegidos. Me dirán que no es gravitante, pero a la hora de manejar al grupo dentro del campo, sí es necesaria la presencia de uno que sea líder. Además, el trabajo dentro del terreno no fue lo mejor. Arzamendia no se proyectó, solo esporádicas apariciones pero sin pesar en el momento de atacar.

En un mediocampo que no convence, con la línea de tres que tampoco hizo mucho, con falta de dinámica, ideas y hasta ganas por parte de Ortiz, poco se pudo hacer. Mientras que Pérez y Domínguez no desbordaron cuando tenían el control, fueron los puntos altamente negativos de un equipo, que no tuvo al genio en el campo.

Mantener a Cecilio Domínguez en el equipo por mucho tiempo, fue otro error. No aportó en ofensiva ni en la marcación porque tuvo inconvenientes para regresar en los instantes donde el cuadro qatarí tuvo el control del balón.

Todo lo que se sabía del rival, lo hizo. Comenzaron con un 4-4-2 y fácilmente la cambiaron al 4-2-4 con una velocidad tremenda. Pero no se previó tácticamente, un sistema para controlar eso.

No hubo ideas, jugadores sin garra, sin mística, sin entrega por parte de varios y así el empate dolió más. No es la mejor Selección Paraguaya de los últimos tiempos. Tampoco es producto del recambio y de un equipo nuevo. El único nuevo es el técnico Berizzo junto a un montón de colaboradores. No encontró aún el equipo. Las dudas que tiene, las transporta al equipo y ellos, al campo.

Por todas estas cuestiones, estamos estancados, con un juego lento y afrontar con esta actitud los próximos dos partidos, serán más complicados. Con Gustavo Gómez en el equipo, se tendrá al líder dentro del campo y el hombre capaz de llevar a sus compañeros al hombro.

No hay mucho para esta Copa América. Es de esperar que se mejore, encuentre soluciones, cambie a los hombres que no rindieron y además, acierte en su elección con el once inicial.

Comentarios